sábado, 10 de enero de 2009

Twitter, canal o fuente de información

ACTUALIZACION 19.01.2009 10.40 h. El pasado jueves Twitter volvió a liderar la difusión de un suceso extraordinario. Se abre de nuevo el debate con este famoso tweet subido a Twitpic por @jkrums
Cuando ocurrieron los atentados de Bombay, Twitter fue el primer canal de comunicación que difundió los ataques indiscriminados.
Recientemente, en un accidente aereo sin victimas en Denver parece ser que también fue así.
Ayer, mi amigo @Cortomaltese volvía de Londres y debido al temporal y los retrasos en El Prat causados por el cierre de Barajas y el mal tiempo desviaron su vuelo BA 482 a Girona.
@Cortomaltese tuiteó la situación y seguro difundió el desvío antes que nadie.

En todos los casos, las personas que difundieron lo que ocurría eran usuarios de Twitter y no periodistas.
A mi modo de ver, Twitter es un canal ipso facto pero de momento solo eso, un canal de comunicación instantáneo que sus usuarios aprovechan en cada momento.
En el caso de Bombay y en el de Denver, esos usuarios se convirtieron en cronistas pero no periodistas de una situación que más tarde difundieron los medios online y tradicionales.
Los usuarios son fuentes subjetivas y no contrastadas (aunque yo, @Sabria intenté proporcionar a @cortomaltese información contrastada).
Sin embargo, el público está poniendo a estos canales a la altura de las fuentes de información tradicionales y online (por cierto estos últimos también se equivocan. No hay nada perfecto).
Será que el público no olvida algunos escandalos en el periodismo tradicional?
Será que el periodismo tradicional debe ponerse las pilas y cambiar sus estrategías?

4 comentarios:

Jordi Rabassa dijo...

Hola Ignasi, Creo que los medios tradicionales deben cambiar mucho su modo de informar y aprovechar los canales online. Es cierto, en Twitter están presentes los principales medios pero son los usuarios los que han difundido en primicia los actos que detallas. Siempre ha ocurrido así: Los medios se desplazaban a los lugares de los sucesos y contactaban y entrevistaban a los testigos de los hechos. Ahora, con Twitter, los testigos-usuarios difunden pero como dices, se les ensalza a categoría de periodistas. Saludos,

Ignasi Casellas dijo...

Gracias Jordi por la aportación. La verdad es que se debería distinguir entre periodistas y difusores de noticias. Personalmente, entiendo que los periodistas vean como intrusos a estos testigos-usuarios y la prueba está en la conferencia de Hernan Casciari y su fin de los blogs en el reciente EBE 08. Saludos,

thinktanktunk dijo...

Ignasi,

Efectivamente, Twitter se ha convertido en un medio de comunicación instantánea de absolutamente cualquier cosa. Los ejemplos que pones son buenos para darse cuenta del alcance la información que se twittea.

Pero me gustaría hacer notar que el twittero no es un cornista subjetivo, en detrimento del "verdadero periodista". Acaso los periodistas no dan sus puntos de vista y opiniones en los acontecimentos que relatan?

Gracias a la tremenda difusión de los blogs, cada persona puede hacer su propio diario de información, sobre las cosas que suceden y a él le interesan. Cada uno es libre de seguirle o no. Ya no tenemos que amoldarnos a la información de los medios de comunicación, sino que podemos elegir qué queremos leer y por quién queremos que nos sea contado.

La prensa tradicional debería prestar más atención a todo lo que se "cuece".

Me llamó la atención el seguimiento que hizo El Mundo al atentado de ETA en la Universidad de Navarra. En sus primeras informaciones hacían un llamamiento a los lectores que hubieran presenciado el atentado para facilitar sus opiniones, puntos de vista y experiencias. Para ello facilitaron un mail donde la gente enviaba textos e imágenes. Parece que ya se ponen las pilas.

Saludos

carlos

Rafael Martínez dijo...

Pues tú lo has dicho, Ignasi, en el post.

Twitter es canal y puede ser fuente si eres consciente del rigor con que se publican las noticias. En cualquier caso, lo que está clarísimo es que es canal con todas las letras. Fuente, también, pero con cuidado.

Saludos